Nos podemos anticipar a la mayoría de las situaciones y eso nos ayuda a definir la forma de actuar.
Es importante conocer el estado de nuestra identidad digital en todo momento. Es por eso que es muy importante el social listening o monitorización continua.
Conocer en todo momento lo que se dice de nosotros nos permitirá detectar, en tiempo real, el origen de cualquier incidencia. Solo así podremos ofrecer una respuesta inmediata.
El tiempo juega un papel muy importante para evitar que una incidencia menor pase a ser un problema grave de reputación.